Entrada destacada

LO SUCEDIDO A LA ARMADA DE SU MAJESTAD EN LAS ISLAS AZORES, SIENDO CAPITÁN EL MARQUÉS DE SANTA CRUZ, DON ÁLVARO DE BAZÁN. AÑO 1582.

Un documento que describe un acontecimiento de calado universal. Se encuentra en el AMGR´Archivo Municipal de Granada´. Pude descubrir...

miércoles, 7 de octubre de 2015

LEPANTO LA BATALLA. 7 OCTUBRE 1571 .EL PODER SOBRE EL MARE NOSTRUM.


“Lo que no he podido dejar de sentir es que me note de viejo y de manco, como si hubiera sido en mi mano haber detenido el tiempo, que no pasase por mí, o si mi manquedad hubiera nacido en alguna taberna, sino en la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros.´´ 

Cervantes.

Así se refería Miguel de Cervantes a la Batalla de Lepanto, quien participó en la misma saliendo herido por el impacto de arcabuces en el pecho y en la mano, quedando malherido.


He querido hacer esta entrada sobre Lepanto, la batalla, puesto que tal día como hoy 7 de octubre del año 1571, en el golfo de Lepanto, en el Peloponeso , Grecia, se enfrentaron  dos grandes imperios y dos religiones.



Capitana de Don Juan de Austria, comandante de la flota cristiana en Lepanto.Réplica del Museo Marítimo de Barcelona.



El temido imperio Otomano empujaba con fuerza contra occidente al que hostigaba constantemente. Su superioridad naval arrasaba contra todo lo que se le ponía por delante, obteniendo los territorios cristianos que habían sido parte del Imperio romano de Oriente y atrapando las naves cristianas que navegaban por el mediterráneo.

La conquista de Chipre en manos otomanas , que hasta entonces, 1570, estaba en poder de los venecianos, fue el último y decisivo motivo , la excusa necesaria para poner freno al turco.

La preocupación era evidente por parte de los estados occidentales, ya que el control sobre el mediterráneo estaba en juego. Había que mover ficha o de lo contrario sobre occidente caería la espada del turco, y la media luna se instalaría en las fortalezas cristianas.

Para comprender el porqué de esta sangrienta batalla, hay que remontarse unos años antes. El Mare Nostrun era un constante campo de batalla para los dos grandes imperios del momento, el español y el otomano. España tenia posesiones en el mediterráneo como, ´´Sicilia, Nápoles, Cerdeña´´ los dominios  otomanos se extendían desde los mismos  Balcanes hasta  Egipto. Era normal que sus intereses chocasen en algún momento. Los constantes ataques corsarios a las costas  españolas y la captura de esclavos por parte de los turcos fueron continuas casus belli.

En el mismo corazón del Imperio español, había revueltas moriscas contra el Rey. Recordemos la Rebelión de las Alpujarras, en Granada realizada por moriscos descontentos y contrarios a la pragmática sanción de 1567, dicha pragmática  atentaba contra las libertades culturales de los moriscos.
Los moriscos echaron mano de los turcos , Argel y Tetuán  los cuales les apoyaron con armas , soldados y provisiones para combatir al rey de España y por ende al cristianismo. La preocupación de Felipe II era más que evidente, la revuelta se podía extender a otras partes de la península convirtiéndose en un constante foco de conflicto y más aún con el apoyo del Impero Otomano. Un miedo, un escalofrío se apoderó de los principales dirigentes del momento. El miedo a un posible desembarco del imperio turco en las costas de la península ibérica aprovechado la sublevación de los moriscos de las Alpujarras granadinas.




Representación de la batalla naval de Lepanto con las galeras cristianas en el lado izquierdo del lienzo, destacadas por estandartes con alusiones figurativas al catolicismo: Cristo crucificado o la Inmaculada Concepción. A la derecha, las turcas, con estandartes mostrando la media luna. En la parte superior, apareciendo de entre las nubes, la Virgen preside la escena rodeada de ángeles y con un rosario en la mano derecha. 

En la primera galera cristiana de la izquierda destaca un personaje ataviado con el collar del Toisón de oro que podría tratarse de Don Juan de Austria.
Museo casa de Cervantes






Estandarte o bandera de la batalla de Lepanto, en damasco azul, y perteneciente al conjunto que entregó después de la victoria, Don Juan de Austria a la Catedral. Tiene decoración vegetal en dorado, con cenefa exterior, lo mismo que los NªGI 1575 y 1576. Aquí el Crucifijo es grande, proporcionado a la longitud del estandarte que mide 16 m., y los escudos son los de la Liga Santa, es decir, España, Venecia y el Papa, aquí ya, Pio V que reinaba en 1571, y Venecia. Debajo el escudo de Don Juan de Austria. Aquí están dispuestos en sentido vertical, y el final de la bandera se divide en dos puntas. leyenda
Museo de Santa Cruz.


Estandarte de la Santa Liga.


La rebelión de los moriscos se extendió también a Valencia y Aragón, apoderándose el miedo  de los habitantes de la península, preocupando al Rey que lo manifestó a sus embajadores en Europa y especialmente en Roma.

Un año después de la rebelión, el mismísimo Juan de Austria, hermanastro de FelipeII dirigió la guerra con un poderoso ejercito de 50.000 hombres.

A pesar de la ayuda en forma de armas y suministros del sultán de Constantinopla, a los moriscos de la península, que llegaban a través de piratas y corsario , la tan ansiada intervención turca en ayuda de estos moriscos , nunca llegó. El sultán estaba más interesado en la conquista de Chipre.

Terminada la guerra en las Alpujarras, con la victoria de Juan de Austria, empezó la deportación de los moriscos granadinos. Y es en este mismo año cuando Felipe II firma la Santa Liga contra el turco, a instancias del papa Pío V, siendo consciente por tanto Felipe II del interés de Selim II ( 1566-1574) y de Argel , de la guerra de Granada, de la rebelión de los moriscos.

No fueron solamente estas causas internas, por supuesto las que llevaron a Felipe II al enfrentamiento con los turcos en Lepanto y a la firma de la coalición que lideraría Don Juan de Austria , el mismo que aplastó la rebelión en Granada. Más de treinta años de continuos enfrentamientos por el poder sobre el Mediterráneo .El control de Italia, de Sicilia en concreto y el dominio de los estrechos entre la isla y la costa africana, fueron causas de continuos conflictos entre los dos imperios.

La asedio de Malta en manos turcas en 1565, puso en peligro el control de los estrechos por situarse a poca distancia del sur de Sicilia . Sin embargo la rápida respuesta por parte del virrey español de Sicilia, hizo que el turco levantara el asedio y se marchara .

A partir de este momento y a pesar del poder  de la Armada turca, se empezó a creer en la posibilidad de organizar una gran armada , una coalición de estados cristianos para parar el avance turco.

Selim II propagó la idea de la guerra santa contra el infiel cristiano. Lo mismo que hacia Felipe II en occidente, contra los infieles musulmanes.

Estaban a punto de enfrentarse cara a cara  dos grandes imperios y dos grandes religiones. Un terrible y sangriento espectáculo estaba a punto de comenzar, occidente contra oriente.







Felipe II ofrece a la divinidad al infante Don Fernando.Museo Nacional del Prado.
De Tiziano.






Batalla de Lepanto.Biblioteca Nacional.Mario Kartaro.





Las fuerzas enfrentadas en la batalla de Lepanto. H. Letter.National Maritime Museum.




Reunion de las flotas en Messina.


El combate adquirió mas dureza en la cubierta de las dos naves capitanas, La Real y La Sultana. Los capitanes y generales españoles combatieron con ardor como un soldado más.


La guerra santa acababa de estallar y aunque ambos bandos se empeñaban en llevarse a la divinidad de su parte , fueron hombres los que lucharon en la batalla, como Miguel de Cervantes.


La amenaza sobre Malta en 1564, la ocupación de Túnez en 1569 y la plena conquista sobre Chipre, fueron motivos suficientes para formar a instancias del pontífice Pío V la creación de la Santa Liga con España y Venecia.

Bajo la dirección de Don Juan de Austria , la mayor flota cristiana  jamás vista en el Mediterráneo  280 galeras entre 20 y 30 naves seis barcos de guerra de nuevo diseño, las galeazas con propulsión a vela y remo armadas cada una de ellas con 20 cañones pesados, se reunieron en Messina, para partir hacia Corfú. El 7 de octubre de 1571 las flotas se encontraron en el golfo de Lepanto. La superioridad de la flota turca no fue óbice para la victoria cristiana. Los turcos eran superiores en numero de barcos, sin embargo los cañones de la Santa Liga  eran de mayor calibre lo que propició una ventaja cualitativa, así como el papel de los arcabuceros de la Liga , cuya acción fue decisiva en la victoria de las fuerzas cristianas.

La aportación  española fue sin lugar a dudas la más importante.
Prácticamente la mitad de la flota estuvo costeada por los reinos hispánicos. También su dirección estuvo bajo la comandancia suprema  de un español, Don Juan de Austria.

Esta batalla fue importante para Felipe II , Venecia y el papado, ya que dos tercios de la flota turca se hundió en la contienda en las profundidades del mar,  fue un gran golpe al Sultán, y un gran éxito cristiano que paró momentáneamente las ansias expansionistas turcas.
Así narró un testigo presencial, Girolamo Diedo, la batalla:<< El mar estaba completamente cubierto, no solo de mástiles , sino de una innumerable cantidad de cadáveres que teñían el agua de un rojo sangre>> 
Y este otro Relato  de Jerónimo Corte-Real:
<< el mar ardiendo en llamas, todo cubierto de bajeles rotos, llenos de cuerpos muertos y teñido de sangre de infieles y cristianos >>

Unos 170.000 hombres participaron en la batalla, la mitad combatientes, la otra mitad remeros , unos 60.000 en pocas horas estaba muertos o heridos, de ahí que el mar se tiñera de rojo.

Del lado aliado, unos 7.500 muertos y 20.000 heridos, entre los que se encontraba Miguel de Cervantes . Se capturan 400 piezas de artillería, 117 galeras y 13 galeotas y unos 3.500 prisioneros turcos.
También se consiguió liberar a unos 15.000 esclavos de las galeras turcas, y 110 barcos hundidos a la flota turca.

Aunque momentáneamente esta victoria dio una ventaja a las fuerzas cristianas, el imperio turco supo reaccionar con rapidez y rearmarse nuevamente.















Don Juan de Austria








 D. Juan de Austria. Monasterio de El Escorial


D. Juan de Austria. Monasterio de El Escorial


Bibliografia:

Felipe II La biografía definitiva. Geoffrey Parker.

— La España de los Austrias I.Biblioteca el mundo.Austral.

— Los Austrias.Biblioteca historia de España. John Lynch.